Noticias 2019

El MIO, con mejores aires

Boletín número 81

La recuperación de espacio público, la adecuación de zonas verdes, la siembra de miles de especies por compensación arbórea, y la chatarrización de más de 4.000 vehículos del antiguo transporte público de pasajeros, son algunas de las acciones, durante los 10 años de operación del Sistema de Transporte Masivo de Cali, MIO, que han contribuido con la sostenibilidad ambiental de la capital vallecaucana.

A esto se suma la próxima llegada al Sistema de 266 nuevos buses cero contaminantes o de baja emisión, que ayudarán a que en la ciudad se siga respirando un aire más puro.

El impacto positivo de la chatarrización

Uno de los aspectos de más impacto en la calidad del aire que respiran los caleños ha sido la salida de los antiguos buses del transporte público colectivo, TPC, altamente contaminantes. El reemplazo de estos viejos vehículos fue previsto desde el año 2006, cuando 20 de las 25 empresas del TPC hicieron parte del masivo, y quedó definida su salida en el Convenio interadministrativo entre la Secretaría de Movilidad y Metro Cali, y en los contratos que suscribió el ente gestor con los concesionarios de trasporte del Sistema MIO.

A la fecha se han chatarrizado 4.236 buses del colectivo, que representan el 86% de este parque automotor, proceso que se terminará de manera gradual retirando los 482 buses que hoy tienen permiso de operación. En términos ambientales, la salida de estos vehículos ha significado una reducción de 926.403 toneladas de dióxido de carbono, CO2, un gas altamente contaminante.

La chatarrización ha dado resultados muy positivos y convirtió a Cali, entre las principales urbes del continente, como la segunda ciudad donde mejor aire respiran sus habitantes, según lo declaró la Organización Mundial de la Salud, OMS, en 2015.

Buses sostenibles, la apuesta de Cali

El plan del MIO es disponer de los vehículos necesarios para prestar el mejor servicio en la ciudad, flota que está proyectada en 1.322 buses. Con la estructuración del plan de salvamento del Sistema se apunta a llegar a esa meta, incrementando en 676 buses el actual parque automotor disponible en operación: 210 recuperados y 466 nuevos.

La apuesta, entonces, es que gran parte de estos nuevos buses sean de cero emisión de gases, como la tecnología eléctrica, o menos contaminantes como los buses a gas. Es así como a comienzos de agosto llegarán a la ciudad los primeros 26 buses eléctricos y 21 a gas, del operador Blanco y Negro Masivo, y en el último trimestre de este año, y gracias al plan de salvamento, la empresa Unimetro ingresará al Sistema otros 110 nuevos buses eléctricos. A esto se suman otros 109 vehículos de esta tecnología, que están actualmente en licitación y que deben llegar al Masivo en el primer semestre del año 2020.

“Estamos haciendo un gran esfuerzo para meter más buses al Sistema. Tengan la plena seguridad que con los buses eléctricos y a gas no solo tendremos un buen servicio, sino que el medio ambiente va mejorar muchísimo y vamos a cuidar el aire de Cali que es uno de los más limpios del país”, recalcó el alcalde de Cali, Maurice Armitage Cadavid.

Cumpliendo con la reforestación

“Muchas veces la gente no cree que las entidades del gobierno cumplen con sus obligaciones de reforestación. En nuestro caso particular, Metro Cali ha desarrollado cabalmente las compensaciones arbóreas que le han correspondido. A esas personas que no creen las invito a que visiten predios como La Cajita, en Pichindé, o Chorro de Plata, en la Vorágine, donde hemos reforestado alrededor de 27 hectáreas”. Con estas palabras la ingeniera forestal de Metro Cali, Lina María García Ávila, resume las actividades que ha hecho la entidad en las cuencas del municipio, en materia de recuperación o compensación arbórea, como medida para mitigar el impacto ambiental en obras adelantadas por el sistema de trasporte masivo en la ciudad.

En las 27 hectáreas de terreno, a que se refiere la ingeniera de Metro Cali, se sembraron 2.956 árboles como reforestación por las especies intervenidas en los proyectos Optimización Calle 5ª, Pre troncales Fase II y Terminal Paso del Comercio, por cuyas obras fueron erradicados 382 ejemplares.

En el caso del predio conocido como Chorro de Plata se sembraron 1.627 árboles, y en la Cajita se plantaron 1.329 árboles propios de la región como chiminangos, cucharos, guácimos, guayacanes, balsos y acacias mangiun, entre otras especies, que hoy alcanzan hasta los 5 metros de altura. A la fecha, la entidad ha sembrado por compensación 27.969 árboles en áreas urbanas y rurales de Santiago de Cali.

Cada una de las obras que ejecuta Metro Cali cuenta con un plan de manejo ambiental que engloba todas las medidas de manejo tendientes a la prevención, mitigación y compensación de los posibles impactos que se puedan generar sobre el agua, aire, suelo, fauna y flora; además, para cada proyecto, según sus características, se tramitan los permisos ambientales pertinentes ante la CVC, que es la autoridad ambiental designada por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible desde 2004.

En los proyectos que tiene en desarrollo la entidad, está contemplada la restauración ecológica y siembra de 5.396 árboles, actividades que se adelantarán en el segundo semestre de 2019. Por las obras de la Terminal Simón Bolívar se hará una restauración ecológica de 19,6 hectáreas, más la siembra de 162 árboles; por la Terminal Aguablanca se compensarán 3.700 árboles, al Patio y Taller Sur le corresponde la siembra de 1.356 individuos y al Patio y Taller Aguablanca 178 especies.

En este mismo sentido, Metro Cali proyecta la reforestación de 27.5 hectáreas como compensación por las obras de la Terminal Sur.

“Siempre la entidad ha buscado impactar lo menos posible la naturaleza durante la ejecución de sus obras y cuando ha tenido que erradicar algunas especies ha hecho una significativa restauración o compensación forestal, sembrando regularmente más de diez veces el número de árboles impactados”, señaló la presidente de Metro Cali, Ingrid Ospina Realpe.

Mejorando el ambiente

En la ejecución de las obras del MIO, se ha conservado la mayoría de las especies arbóreas como se puede observar en el corredor de la Calle 5ª, enmarcado por grandes especies. Adicionalmente, se han sembrado más ejemplares y se han recuperado o adecuado alrededor de 367.000 m2 de zonas verdes. Así se ha embellecido el entorno de las áreas aledañas a las terminales, estaciones y vías con zonas verdes provistas de prado, plantas ornamentales y árboles.

“El MIO le cambió la cara a la ciudad. Por ejemplo, es muy bonito cuando uno va por la Calle Quinta en medio de los árboles y de los jardines que hicieron”, resalta María del Carmen Ortiz, asidua usuaria del Masivo de Cali.

De esta manera y durante estos 10 años de operación, el Sistema no solo ha contribuido en la movilidad de los caleños sino también a que el MIO avance con mejores aires.

Síganos en nuestras redes sociales:

Tamaño de la letra
Contrastes