Noticias 2017

“Nosotros fumigamos pero necesitamos ayuda de los usuarios”

Boletín 144 - 26 de Septiembre de 2017

Un llamado a los caleños para que no ingieran alimentos y bebidas dentro de los buses del MIO hizo la empresa Blanco y Negro Masivo, una de las cuatro compañías operadoras del sistema de transporte masivo de la ciudad. La petición la hace debido a la presencia de cucarachas en algunos vehículos, cuya proliferación se debe, en la mayoría de los casos, a la presencia de residuos de comidas que los pasajeros dejan en los buses.

“Hemos investigado y constatado a través de nuestros diferentes proveedores que la causa fundamental que tiene la generación de plagas, insectos o cucarachas obedece a residuos de alimentos, de ahí que nosotros les solicitamos a nuestros usuarios que eviten el consumo de comida al interior del bus, que hagan caso a toda la señalética donde diga prohibido ingerir alimentos”, señaló Julián Beltrán, director de Operaciones de Blanco y Negro Masivo.

El directivo agregó que cada día recogen de los buses de la empresa una significativa cantidad de basuras con lo que se puede llenar una caneca de 55 galones. “En un día logramos sacar en promedio 25 kilos de residuos provenientes de alimentos. Por ejemplo, encontramos residuos de comestibles, de papitas, de chicles, hasta residuos sólidos hemos podido detectar en estas inspecciones que hacemos y en las actividades de aseo que realizamos en nuestros vehículos”, dijo Julián Beltrán.

La revelación más crítica frente al tipo de elementos que se encuentran en los buses la hizo uno de los coordinadores de lavado de Blanco y Negro. “Los productos que más encontramos son envolturas de comestibles, lo que son papas, galletas, palos de bombón, envolturas de mango, también encontramos lo que es materia fecal, heces humanas, a veces lo que son orines. Las basuras las depositan en ventanales, entre laterales y los asientos y pisos, y los acordeones de los articulados”, dijo Miguel Ángel Ruano, coordinador de lavado de vehículos de Blanco y Negro Masivo.

Además del aseo diario, todas las compañías realizan una fumigación especial y periódica, que en el caso de esta empresa operadora se ejecuta cada 90 días. “Nosotros controlamos lo insectos con un mineral que aplicamos con una máquina espolvoreadora en los refugios dentro del bus que son todas las grietas, el producto no representa ninguna toxicidad para los humanos y en general por ninguna vía para los vertebrados de sangre caliente como por ejemplo perros o gatos que puedan ingresar al sistema. Matamos los insectos por medio de deshidratación”, dijo Fabián Marcelo Balcázar Salazar, Técnico en control y prevención de plagas, quien explicó que el producto aplicado lo que hace sobre las cucarachas es deshidratarlas y por consiguiente llevarlas a la muerte debido a que estos insectos no resisten 24 horas sin tomar agua.

“Cuando las cucarachas consumen el producto se desesperan y a las cuatro o cinco horas vamos a notar que van saliendo de sus nidos, por eso hemos tenido reporte de que se presentan cucarachas, eso lo que significa es que estamos fumigando los buses, haciendo control de plagas. Además, también aplicamos otro producto biológico, un gel que es para que ellas consuman y mueran dentro de la misma grieta”, expresó el experto en control de plagas.

Reconociendo el trabajo que los concesionarios hacen frente a la limpieza de buses y control de plagas, Metro Cali reitera su llamado a todos los usuarios para que contribuyan con el aseo del sistema, y así evitar la presencia de insectos que tanto incomodan a los pasajeros.


Síganos en nuestras redes sociales:

Tamaño de la letra
Contrastes